Buscar este blog

miércoles, 5 de octubre de 2011

SINCRONIAS

El Inicio de la Era de Acuario en el 2012 según Yogi Bhajan

“Si no puedes ver a Dios en todo, no puedes ver a Dios en absoluto” Yogi Bhajan

Yogi Bhajan, como era conocido de cariño – oficialmente, Sri Singh Sahib Bhal Sahib Harbhajan Singh Khals Yogiji (nacido el 26 de agosto de 1929, Águila Resonante Azul – muerto el 6 de octubre de 2004, Mono Rítmico Azul) – fue el más notable maestro del Sikh Dharma en Occidente. Arribando en 1969 a Los Ángeles, proveniente de India, encontró inmediatamente su nicho en la generación Woostock (él fue uno de los maestros en el Primer Festival de la Tierra Entera en 1970), y acabó siendo uno de los más dedicados e influyente de los numerosos gurús que aparecieron en escena durante esa colorida y crucial época. Como maestro, fue incansable e inflexible. Él estableció una comunidad Sikh independiente y auto-suficiente en Estados Unidos, basada en una sadhana intensiva, que incluye meditación, mantras, y un sistema completo de práctica del kundalini yoga para despertar la capacidad de la unidad individual de conciencia de conectarse a la conciencia infinita sobre una base diaria.

Sus enseñanzas fueron profundas, simples y también muy inmediatas. Esto se debe a que él sabía que estaba preparando gente para el amanecer de la Era de Acuario. Él sabía que la gente tenía que ser preparada para ser capaz de encontrarse con la Mente Universal como una parte normal de su vida diaria, de modo que pudiera estar preparada para el gran cambio en la conciencia cósmica que podría estar ocurriendo. Tan directo como era al hablar de la Era de Acuario, era igualmente específico para fijar la fecha cuando entraríamos en la Era tan pregonada: el 11 de noviembre de 2012. Por esta razón, podemos correlacionar la Era de Acuario con el advenimiento de la frecuencia 13:20 y el retorno al tiempo natural (cósmico), también en el 2012.

La Era de Acuario. La siguiente en una sucesión de eras astrológicas, cada una con una duración aproximada de 2000 años. Completamente inaugurada en 2012, la Era de Acuario será testigo de un cambio radical en la conciencia, la sensibilidad humana, y la tecnología. El cambio central de esta nueva era enfatiza una sensibilidad incrementada y una evolución de nuestro poder de conciencia, y una nueva relación con nuestra mente.”

Yogi Bhajan, La Mente, p. 193

Aunque no está claro si él conocía o no la fecha de cierre del calendario maya del 2012, la fecha sobre la que se concentró es, sin embargo, de la más grande importancia. Por supuesto, en el calendario gregoriano esa fecha es 11-11. Pero aun aquí la fecha que él escogió para concentrarse es de un gran mérito en relación a la fecha maya de cierre del 21 de diciembre de 2012, porque hay exactamente 40 días entre las dos fechas. En el Encantamiento del Sueño, la sincronicidad de las dos fechas es incluso más aparente. Mientras que el fin del ciclo en el solsticio de invierno (Norte) es en Mano 12, Kin 207 (Mano Cristal Azul), el comienzo de Yogi Bhajan de la Era de Acuario es en Mano 11, Kin 167 (Mano Espectral Azul). Porque cualquiera que sea su valor, esa Mano 11 corresponde también a la fecha gregoriana 11-11, esto es, tres onces, el número de la liberación espectral. Así que, muy seguramente, parecería que la puerta a la Era de Acuario se abrirá en toda su extensión en esa fecha, seguida luego de un ciclo de 40 días de purificación y ayuno, antes de que ocurra la fecha cíclica de cierre de la Mano Cristal Azul en el solsticio. El anillo del arcoiris circumpolar hará saber a todos que la Era de Acuario ha amanecido totalmente, y que la cultura galáctica ha emergido con toda su fuerza.

Estaremos entrando en la Era de Acuario el 11 de noviembre de 2012. Será un nuevo tiempo … mucha gente no pasará de ese punto crucial. … entre ahora y esa fecha, aquellos que todavía sean Piscis (=12:60) apenas podrán sobrevivir. Pero después de ese tiempo, sólo Dios sabe.”

Yogi Bhajan, La Mente, p. 39

(…)

Una sencilla ceremonia de muerte del ego personal y nacional, podría ocurrir que muchos otros, en los lugares de sus países respectivos, estuvieran dispuestos a seguir el ejemplo. Las ceremonias de muerte del ego ayudarían a pavimentar el camino para la llegada de la civilización cósmica, que sólo reconoce a planetas con una inteligencia en evolución, y no a naciones ficticias o líderes nacionales.
(…)
Debes experimentar la muerte del ego nacional, que hará más fácil la muerte de tu propio ego. Los viejos caminos están ahora desgastados. Y debes tener pensamientos amables y caritativos hacia todos los seres.


Cinco Principios para la Era de Acuario

1. Reconoce que la otra persona es tú. [In lak´ech]
2. Hay un camino a través de todo obstáculo.
3. Cuando tengas el tiempo encima de ti, empieza y la presión desaparecerá
4. Comprende por compasión, o entenderás mal los tiempos
5. Vibra el Cosmos. El Cosmos despejará el sendero

Yogi Bhajan, La Mente, p. xiii)

lunes, 3 de octubre de 2011

Sadhana Mundial de 40 días


Los últimos 40 días antes del 11-11-11, fecha indicada por el maestro Yohui Bhajan como clave en esta transición a la Era de Acuario, que nos llevará a uno de los más potentes cambios de la conciencia humana que experimentaremos en esta vida.

Según el Maestro Yogi Bhajan, en estos días estamos pasando página con la transición de la Era de Piscis a la Era de Acuario. La Era de Piscis tiene que ver con la búsqueda del conocimiento y con estar en la conciencia individual. En la Era de Acuario, estamos más conectados con nuestra intuición, por lo que conocemos nuestras necesidades y tenemos la conciencia colectiva para completar una visión compartida. Estas meditaciones nos ayudarán a aligerar los dramas de la vida y nos traerán el flujo de la energía de Acuario, disponible para todos los que se abran a recibirla.

Esta serie de meditaciones le llevará unos 15 minutos al día. Comienza con un ejercicio de respiración de 3 minutos seguido por un ejercicio de 11 minutos que haremos cantando. La combinación de estas dos prácticas es muy poderosa.Sitali pranayama es una respiración excelente de desintoxicación. Ayuda a que el ritmo cardíaco y la mente trabajen más lentamente y lleva a un estado de Shuniya (silencio), preparándonos a adentranos en la meditación Waheguru Wahejio más profundamente. La mediación Waheguru Wahejio te bendice y te da la gracia para llegar al espacio más íntimo de tu interior y a fundirte en el flujo de luz universal.

El 3 de octubre de 2011 empezamos oficialmente este Sadhana Mundial de 40 Días que nos llevará al 11.11.11. Si por alguna razón comienzas más tarde, no te preocupes, ya que aún puedes unirte a este maravilloso flujo de energía cósmica. Vamos a practicar esta meditación durante 40 días, porque esa es la cantidad de tiempo que se tarda en cambiar los patrones de energía que tenemos profundamente grabados en nuestro ser y así obtendremos los mejores efectos de la meditación. En el transcurso de 40 días cambiará nuestra estructura celular, por eso, ese tiempo concreto infunde los efectos y un profundo cambio dentro y fuera. Si se te pasa un día …. tendrás que empezar de nuevo! Esta sadhana se puede practicar en cualquier momento del día. Se recomienda establecer una rutina y practicar a la misma hora cada día por que así es más fácil mantener el sadhana durante los 40 días.

Meditación primera: Sitalee Pranayama

http://www.youtube.com/watch?v=nKLo98ls9Bo&feature=player_embedded

“Sitalee Pranayama, con el Mudra de Recepción Gurprasaad ”

La Paz y la Pureza para Recibir las Bendiciones del Guru

Sitali Pranayama tiene un potente efecto refrescante y relajante, a la vez que mantiene el estado de alerta. Se dice que hacer esta respiración sola 26 veces por la mañana y 26 veces por la noche ayuda a desintoxicar el cuerpo. El 30 de Julio de 1975, Yogi Bhajan dijo que a quien practique esta kriya le llegarán todas las cosas que necesite del éter planetario. En términos místicos, estarán atendidos por los cielos. Este pranayama se hizo originalmente en 1975 como una preparación para el mantra de curación.

Es una práctica muy bien conocida que calma y refresca la columna vertebral en la zona de las vértebras número 4, 5 y 6. Esta respiración se utiliza a menudo para bajar la fiebre. Se le atribuyen poderes rejuvenecedores y desintoxicantes cuando se practica con regularidad. Hacer 52 respiraciones al día puede extender tu vida. La lengua puede tener un sabor amargo al principio, es un signo de intoxicación. A medida que continúe la práctica, el sabor de la lengua será más dulce.

El Maestro Yogi Bhajan también enseñó el 7 de Diciembre de 1997 que cuando estés negativ@, enojad@ o molest@, simplemete practica esta respiración. Te ayudará a reducir las emociones que te están invadiendo en ese momento.

Cómo hacerla:

Inhalar por la boca con la lengua enrollada (como Gurmukh Kaur muestra en el video) y exhalar por la nariz.

La postura/mudra de Gurprasaad trae la bendición de Dios a aquel que la practica. Permite que te lluevan todas las bendiciones de los cielos.

Esta meditación nos prepara para recibir la energía de la Divinidad que nos guiará en nuestro verdadero destino. Cada persona tiene un destino propio y único. Estos instrumentos sagrados de Kundalini Yoga ayudan a la persona a estar receptiva, en un estado de profundo amor y humildad, y le da todo lo que necesita para tener éxito y ser un canal puro la luz en esta Era de Acuario.

Segunda meditación con Snatam Kaur: Sincronizar con el Flujo de Luz Universal

http://www.youtube.com/watch?v=qzu-JzmnAM0&feature=player_embedded

Mantra:

Waheguru Waheguru Waheguru Wahejio

Significado del Mantra:

Wa: Extasis

He: Aquí y ahora

Guru: De la oscuridad a la luz

Jio: Alma

Cantamos Waheguru tres veces y luego cantamos Wahejio. Jio significa el alma. No se trata sólo del alma individual, sino que es el Gran Alma Cósmica en todos los seres. Cuando canto “jio” el toque del Gran Alma Cósmica nos bendice en el interior llegando a la mayoría del ser con un toque de Gracia. Este toque de gracia nos da la capacidad de transformarnos y unirnos con la corriente de Luz Universal.

Meditación para practicar con el mantra:

Sentarse con la columna recta. Traiga las manos a la altura del corazón. La mano derecha está sobre la mano izquierda, las palmas hacia abajo. Juntar los dedos de forma que el pulgar derecho quede debajo de la mano izquierda, tocando la palma. Los pulgares se tocan. La mirada está en la punta de la nariz. Cantamos el mantra Waheguru Waheguru Waheguru Wahejio. Cantaremos con Snatam y con el coro. Levantamos el ombligo y el diafragma cada vez que cantamos “Wa”. (Si está menstruando, levante el ombligo ligeramente) Continuar durante 11 minutos. Al final, inhala y retén la respiración durante 20-30 segundos. Relaja la respiración. Inhalar y retener la respiración nuevamente por 20-30 segundos. Luego relaje la respiración y la postura y siéntese unos minutos en silencio y gratitud, lo que permite que la meditación se integre en su ser.

El efecto de este mantra y mudra es que nos sintoniza con la energía divina, que es accesible a todos nosotros. Sin embargo, para acceder a esta energía debemos tener equilibrio interior. En el libro titulado “La Mente”, Yogi Bhajan dice que esta meditación nos conecta a la corriente más amplia del Universo, tanto conocida como desconocida. Esta meditación une la esencia de nuestros propósitos a las mentes y almas más altas del cosmos. Así les enviamos los mensajes y las necesidades que tenemos para obtener ayuda y poder completar nuestro objetivo en esta vida. Cuando estamos en equilibrio nos apoyamos en los cielos. Es como tener una conversación con el Universo. Hay sincronía. “En el último minuto, la gracia del Guru mantiene seguro al discípulo.”

domingo, 2 de octubre de 2011

Tránsito del Portal Cómico

La numerología de 11.11.11: Fecha de Tránsito Portal Cósmico

Por Hari Nam Kaur Khalsa
El tren se está acercando a la estación, se puede oír el silbato, ya que gira alrededor de la esquina a la vista. No es un suave ruido bajo sus pies, ya que reduce la velocidad para alinearse con la plataforma de abordaje. Miro hacia abajo con el billete en la mano y observo que la estación actual dice: "Ya he estado allí, ya he hecho eso". Al girar el billete en el nuevo destino se lee, "La verdadera felicidad de mi vida." Aunque usted se siente y reflexione sobre las posibilidades de que esto podría tener, el director grita: "¡Todos a bordo, la última llamada!"
La fecha de 11/11/11 es uno de los cambios más poderosos de la conciencia humana que vamos a experimentar en nuestras vidas. Es una oportunidad única para liberar la vida kármica de secuencias y comandos de una trampa ancestral , en el sentido de los hábitos conscientes e inconscientes y que nos llevan a preguntamos por qué parece que no puedo realizar la vida que realmente quiero tener, y que sabemos es posible. 11/11/11 es la fecha del nacimiento cósmico de la oración de la humanidad por la liberación de lo mundano , y monótono. Muchas personas están actualmente sintiendo: "Yo no puedo seguir más así, yo no puedo vivir así un día más." A pesar de que es original y emocionante un cmbio, nos sentimos abrumados por el miedo de no saber las consecuencias de los cambios que deseamos. Permanecer atrapados en el karma de las generaciones: "Bueno, mi padre era un zapatero, así que creo que siempre voy a ser uno también." O: "Mi madre hizo lo que le dijeron, así que mejor no correr riesgos también. "No hay que imaginar que hay un infierno ardiente en alguna otra dimensión, ya que ambas situaciones pueden sentirse como un auténtico infierno en el tiempo. El problema no puede resolverse en el mimo nivel del problema. Una mayor frecuencia debe ser introducida con el fin de cambiar lo que Yogi Bhajan llama "el flujo de la psique." En el "milagro de la curación con las manos" Por supuesto. En Nuevo México, añadió: "Toda curación proviene de la capacidad de cambiar el flujo de la psique. "¿Cómo vamos a hacer esto? La gran noticia es que es mucho más sencillo de lo que imaginas. Once es el sonido actual de infinito, y el sonido es una de las maneras más poderosas con las que podemos curarnos a nosotros mismos. Los Mantras contienen una frecuencia de sonido que es una fuerza sanadora que se encuentra disponible para todos nosotros. Cuando nos unimos con otros para cantar, meditar y orar, la energía se mega-amplificado más allá de lo que podemos generar por nuestra propia cuenta.Este dinamismo del sonido es como podemos curarnos a nosotros mismos y liberarnos de las cadenas kármicas del pasado. Digamos que usted está en un barco que ha estado estancado en el océano en un lugar solitario, y se siente como si no puede soportar otro día más perdido en el mar. Por lo que tratar de sacar el ancla, pero esta ha estado anclada y pegado en el fondo del océano durante tanto tiempo que su fuerza por sí sola no es suficiente para desalojarla. Si tan sólo pudiera conseguir a algunas personas para que le ayuden a tirar de el ancla, sería más fácil. Disfrutar de un espacio donde hay otros la creación de la misma frecuencia del sonido que actuará como una palanca para liberarse de la trampa kármica. Uno de los mantras más poderosos de la ciencia de Kundalini Yoga es " Ek Ong Kar sáb Gur Prasad, Sat Gur Prasad Ek Ong Kar. "Se le considera el" mantra mágico ", ya que puede cambiar el flujo de la mente con tanta fuerza que nuevas oportunidades parecen materializarse de la nada. Entonar este mantra por tan sólo 11 minutos al día a partir de ahora hasta el 11/11/11 le permitirá coger una nueva ola de energía que lo liberará de las cadenas del pasado.Ahora es el momento de zarpar con sus nuevos compañeros de alma espiritual, en un viaje donde incluya a los demás, y con alegría se entregara al destino de su corazón. Como Yogi Bhajan ha dicho,"No te preocupes, porque te haces pequeña por el el miedo. Amplia la confianza en la infinitud de Dios. El infinito de Dios a través de ti. "

domingo, 25 de septiembre de 2011

ECKHART TOLLE – Extracto de sus mejores ideas: EL EGO



ECKHART TOLLEEL EGO: EL ESTADO ACTUAL

DE LA HUMANIDAD

Las palabras, ya sean vocalizadas y convertidas en sonido o formuladas silenciosamente en los pensamientos, pueden ejercer un efecto prácticamente hipnótico sobre la persona. Es fácil perdernos en ellas, dejarnos arrastrar por la idea implícita de que el simple hecho de haberle atribuido una palabra a algo equivale a saber lo que ese algo es. La realidad es que no sabemos lo que ese algo es. Solamente hemos ocultado el misterio detrás de un rótu­lo. En últimas, todo escapa al conocimiento: un ave, un árbol, hasta una simple piedra, y sin duda alguna el ser humano. Esto se debe a la profundidad inconmensurable de todas las cosas. Todo aquello que podemos percibir, experimentar o pensar es apenas la capa superficial de la realidad, menos que la punta de un témpano de hielo.

Debajo de la superficie no solamente todo está conectado entre sí, sino que también está conectado con la Fuente de la vida de la cual provino. Hasta una piedra, aunque más fácilmente lo harían una flor o un pájaro, podría mostrarnos el camino de regreso a Dios, a la Fuente, a nuestro propio ser. Cuando observamos o sostenemos una flor o un pájaro y le permitimos ser sin imponerle un sustantivo o una etiqueta mental, se despierta dentro de nosotros una sensación de asombro, de admiración. Su esencia se comunica calladamente con nosotros y nos permite ver, como en un espejo, el reflejo de nuestra propia esencia. Esto es lo que sienten los grandes artistas y logran transmitir a través de sus obras. Van Gogh no dijo: “Esa es sólo una silla vieja”. La observó una y otra vez. Percibió la calidad del ser de la silla. Y entonces se sentó ante el lienzo y tomó el pincel. La silla se habría vendido por unos cuantos dólares. La pintura de esa misma silla se ven­dería hoy por más de $25.000 millones.

Cuando nos abstenemos de tapar el mundo con palabras y rótulos, recuperamos ese sentido de lo milagroso que la humani­dad perdió hace mucho tiempo, cuando en lugar de servirse del pensamiento, se sometió a él. La profundidad retorna a nuestra vida. Las cosas recuperan su frescura y novedad. Y el mayor de los milagros es la experiencia de nuestro ser esencial anterior a las palabras, los pensamientos, los rótulos mentales y las imágenes. Para que esto suceda debemos liberar a nuestro Ser, nuestra sen­sación de Existir, del abrazo sofocante de todas las cosas con las cuales se ha confundido e identificado. Es de ese proceso de liberación del que trata este libro.

Mientras más atentos estamos a atribuir rótulos verbales a las cosas, a las personas o a las situaciones, más superficial e inerte se hace la realidad y más muertos nos sentimos frente a la rea­lidad, a ese milagro de la vida que se despliega continuamente en nuestro interior y a nuestro alrededor. Ese puede ser un camino para adquirir astucia, pero a expensas de la sabiduría que se esfuma junto con la alegría, el amor, la creatividad y la vivacidad. Estos se ocultan en el espacio quieto entre la percepción y la interpretación. Claro está que las palabras y los pensamientos tienen su propia belleza y debemos utilizarlos, pero ¿es preciso que nos dejemos aprisionar en ellos?

Las palabras buscan reducir la realidad a algo que pueda estar al alcance de la mente humana, lo cual no es mucho. El lenguaje consta de cinco sonidos básicos producidos por las cuerdas vocales.Son las vocales “a, e, i, o, u”. Los otros sonidos son las consonan­tes producidas por la presión del aire: “s, f, g”, etcétera. ¿Es po­sible creer que alguna combinación de esos sonidos básicos podría explicar algún día lo que somos o el propósito último del univer­so, o la esencia profunda de un árbol o de una roca?

LA ILUSIÓN DEL SER

La palabra “yo” encierra a la vez el mayor error y la verdad más profunda, dependiendo de la forma como se utilice. En su uso convencional, no solamente es una de las palabras utilizadas más frecuentemente en el lenguaje (junto con otras afines como: “mío” y “mi”), sino también una de las más engañosas. Según la utilizamos en la cotidianidad, la palabra “yo” encierra el error pri­mordial,una percepción equivocada de lo que somos, un falso sentido de identidad. Ese es el ego. Ese sentido ilusorio del ser es lo que Albert Einstein, con su percepción profunda no solamente de la realidad del espacio y el tiempo sino de la naturaleza huma­na, denominó “ilusión óptica de la conciencia”. Esa ilusión del ser se convierte entonces en la base de todas las demás interpretacio­nes o, mejor aún, nociones erradas de la realidad, de todos los procesos de pensamiento, las interacciones y las relaciones. La realidad se convierte en un reflejo de la ilusión original.

La buena noticia es que cuando logramos reconocer la ilusión por lo que es, ésta se desvanece. La ilusión llega a su fin cuando la reconocemos. Cuando vemos lo que no somos, la realidad de lo que somos emerge espontáneamente. Esto es lo que sucederá a medida que usted lee lenta y cuidadosamente este capítulo y el siguiente, los cuales tratan sobre la mecánica del falso yo al cual llamamos ego. Así, ¿cuál es la naturaleza de este falso ser?

Cuando hablamos de “yo” generalmente no nos referimos a lo que somos. Por un acto monstruoso de reduccionismo, la pro­fundidad infinita de lo que somos se confunde con el sonido emitido por las cuerdas vocales o con el pensamiento del yo que tengamos en nuestra mente y lo que sea con lo cual éste se identifique. ¿Entonces a qué se refieren normalmente el yo, el mi y lo mío?

Cuando un bebé aprende que una secuencia de sonidos emi­tidos por las cuerdas vocales de sus padres corresponde a su nom­bre, el niño comienza a asociar la palabra, la cual se convierte en pensamiento en su mente, con lo que él es. En esa etapa, algunos niños se refieren a sí mismos en tercera persona. Felipe tiene hambre”. Poco después aprenden la palabra mágica “yo” y la asocian directamente con su nombre, el cual ya corresponde en su mente a lo que son. Entonces se producen otros pensamientos que se fusionan con ese pensamiento original del “yo”. El paso si­guiente son las ideas de lo que es mío para designar aquellas cosas que son parte del yo de alguna manera. Así sucede la identifica­ción con los objetos, lo cual implica atribuir a las cosas (y en últimas a los pensamientos que representan esas cosas) un sentido de ser, derivando así una identidad a partir de ellas. Cuando se daña o me quitan mi juguete, me embarga un sufrimiento intenso, no porque el juguete tenga algún valor intrínseco (el niño no tarda en perder interés en él y después será reemplazado por otros juguetes y objetos) sino por la idea de lo mío. El juguete se convirtió en parte del sentido del ser, del yo del niño.

Sucede lo mismo a medida que crece el niño, el pensamiento original del “yo” atrae a otros pensamientos: viene la identifica­ción con el género, las pertenencias, la percepción del cuerpo, la nacionalidad, la raza, la religión, la profesión. El Yo también se identifica con otras cosas como las funciones (madre, padre, espo­so, esposa, etcétera), el conocimiento adquirido, las opiniones, los gustos y disgustos, y también con las cosas que me pasaron a “mí” en el pasado, el recuerdo de las cuales son pensamientos que contribuyen a definir aún más mi sentido del ser como “yo y mi historia”. Estas son apenas algunas de las cosas de las cuales de­rivamos nuestra identidad. En últimas no son más que pensa­mientos sostenidos precariamente por el hecho de que todos com­parten la misma noción del ser. Esta interpretación mental es a la que normalmente nos referimos cuando decimos “yo”. Para ser más exactos, la mayoría de las veces no somos nosotros quienes hablamos cuando decimos y pensamos el “Yo”, sino algún aspec­to de la interpretación mental, del ser egotista. Una vez acaecido el despertar continuamos hablando de “yo”, pero con una noción emanada de un plano mucho más profundo de nuestro ser inte­rior.

La mayoría de las personas continúa identificándose con el torrente incesante de la mente, el pensamiento compulsivo, prin­cipalmente repetitivo y banal. No hay un yo aparte de los proce­sos de pensamiento y de las emociones que los acompañan. Eso es lo que significa vivir en la inconciencia espiritual. Cuando se les dice que tienen una voz en la cabeza que no calla nunca, pregun­tan, “¿cuál voz?” o la niegan airadamente, obviamente con esa voz, desde quien piensa, desde la mente no observada. A esa voz casi podría considerársela como la entidad que ha tomado pose­sión de las personas.

Algunas personas nunca olvidan la primera vez que dejaron de identificarse con sus pensamientos y experimentaron brevemente el cambio, cuando dejaron de ser el contenido de su mente para ser la conciencia de fondo. Para otras personas sucede de una manera tan sutil que casi no la notan, o apenas perciben una corriente de alegría o paz interior, sin comprender la razón.

LA VOZ DE LA MENTE

En mi caso, ese primer destello de conciencia se manifestó siendo estudiante de primer año en la Universidad de Londres. Solía tomar el metro dos veces a la semana para ir a la biblioteca de la universidad, generalmente a eso de las nueve de la mañana, terminando la hora de la congestión. Una vez me senté al frente de una mujer de unos treinta años. La había visto otras veces en el mismo tren. Era imposible no fijarse en ella. Aunque el tren estaba lleno, nadie ocupaba los dos asientos al lado de ella, sin duda porque parecía demente. Se veía extremadamente tensa y hablaba sola sin parar, en tono fuerte y airado. Iba tan absorta en sus pensamientos que, al parecer, no se daba cuenta de lo que sucedía a su alrededor. Llevaba la cabeza inclinada hacia abajo y ligeramente hacia la izquierda, como si conversara con alguien que estuviera en el asiento vacío de al lado. Aunque no recuerdo el contenido exacto de su monólogo, era algo así: “Y entonces ella me dijo… y yo le contesté que era una mentirosa y cómo te atreves a acusarme… cuando eres tú quien siempre se ha aprove­chado de mi… Confié en ti y tú traicionaste mi confianza…”. Tenía el tono airado de alguien a quien se ha ofendido y que necesita defender su posición para no ser aniquilado.

Cuando el tren se aproximaba a la estación de Tottenham Court Road, se puso de pie y se dirigió a la puerta sin dejar de pronunciar el torrente incesante de palabras que salían de su boca. Como era también mi parada, me bajé del tren detrás de ella. Ya en la calle comenzó a caminar hacia Bedford Square, todavía inmersa en su diálogo imaginario, acusando y afirmando rabiosamente su posición. Lleno de curiosidad, la seguí mientras conti­nuó en la misma dirección en la que yo debía ir. Aunque iba absorta en su diálogo imaginario, aparentemente sabía cuál era su destino. No tardamos en llegar a la estructura imponente de Senate House, un edificio de los años 30 en el cual se alojaban las oficinas administrativas y la biblioteca de la Universidad. Sentí un estre­mecimiento. ¿Era posible que nos dirigiéramos para el mismo sitio? Exactamente, era hacia allá que se dirigía. ¿Era profesora, estudiante, oficinista, bibliotecaria? Iba a unos veinte pasos de distancia de tal manera que cuando rebasé la puerta del edificio (el cual fue, irónicamente, la sede de la “Policía de la mente” en la versión cinematográfica de 1984, la novela de George Orwell), había desaparecido dentro de uno de los ascensores.

Me sentí desconcertado con lo que venía de presenciar. A mis 25 años sentía que era un estudiante maduro en proceso de convertirme en intelectual y estaba convencido de poder dilucidar todos los dilemas de la existencia humana a través del intelecto, es decir, a través del pensamiento. No me había dado cuenta de que pensar inconscientemente es el principal dilema de la existencia humana. Pensaba que los profesores eran sabios poseedores de todas las respuestas y que la Universidad era el templo del conocimiento. ¿Cómo podía una demente como ella formar parte de eso? Seguía pensando en ella cuando entré al cuarto de baño antes de dirigirme a la biblioteca. Mientras me lavaba las manos, pensé, “Espero no terminar como ella”. El hombre que estaba a mi lado me miró por un instante y me sobresalté al darme cuenta de que no había pensado las palabras sino que las había pronunciado en voz alta. Por Dios, ya estoy como ella”, pensé. ¿Acaso no estaba tan activa mi mente como la de ella? Las diferencias entre los dos eran mínimas. La emoción predominante era la ira, mientras que en mi caso era principalmente la ansiedad. Ella pensaba en voz alta. Yo pensaba, principalmente, dentro de mi cabeza. Si ella estaba loca, entonces todos estábamos locos, incluido yo mismo. Las diferencias eran solamente cuestión de grado.

Por un momento pude distanciarme de mi mente y verla, como quien dice, desde una perspectiva más profunda. Hubo un paso breve del pensamiento a la conciencia. Continuaba en el cuarto de baño, ya solo, y me miraba en el espejo. En ese momen­to en que pude separarme de mi mente, solté la risa. Pudo haber sonado como la risa de un loco, pero era la risa de la cordura, la risa del Buda del vientre grande. “La vida no es tan seria como la mente pretende hacérmelo creer”, parecía ser el mensaje de la risa. Pero fue solamente un destello que se olvidaría rápidamente. Pasaría los siguientes tres años de mi vida en un estado de angus­tia y depresión, completamente identificado con mi mente. Tuve que llegar casi hasta el suicidio para que regresara la conciencia y, en esa ocasión, no fue apenas un destello. Me liberé del pensa­miento compulsivo y del yo falso ideado por la mente.

El incidente que acabo de narrar no solamente fue mi primer destello de conciencia, sino que también sembró en mi la duda acerca de la validez absoluta del intelecto humano. Unos meses más tarde sucedió una tragedia que acrecentó mis dudas. Un lunes llegamos temprano en la mañana para asistir a la conferencia de un profesor al que admiraba profundamente, sólo para enterarnos de que se había suicidado de un disparo durante el fin de semana. Quedé anonadado. Era un profesor muy respetado, quien parecía tener todas las respuestas. Sin embargo, yo todavía no conocía ninguna otra alternativa que no fuera cultivar el pensamiento. Todavía no me daba cuenta de que pensar es solamente un aspec­to minúsculo de la conciencia y tampoco sabía nada sobre el ego y menos aún sobre la posibilidad de detectarlo en mi interior.

CONTENIDO Y ESTRUCTURA DEL EGO

La mente egotista está completamente condicionada por el pasado. Su condicionamiento es doble y consta de contenido y estructura.

Para el niño que llora amargamente porque ya no tiene su juguete, éste representa el contenido. Es intercambiable con cualquier otro contenido, otro juguete u objeto. El contenido con el cual nos identificamos está condicionado por el entorno, la crianza y la cultura que nos rodea. El hecho de que sea un niño rico o
pobre, o que el juguete sea un trozo de madera en forma de animal o un aparato electrónico sofisticado no tiene importancia en lo que se refiere al sufrimiento provocado por su pérdida. La razón por la que se produce ese sufrimiento agudo está oculta en la palabra “mío” y es estructural. La compulsión inconsciente de promover nuestra identidad a través de la asociación con un objeto es parte integral de la estructura misma de la mente egotista.

Una de las estructuras mentales básicas a través de la cual entra en existencia el ego es la identificación. El vocablo “identificación” viene del latín “ídem” que significa “igual” y “facere” que significa “hacer”. Así, cuando nos identificamos con algo, lo hacemos igual. ¿Igual a qué? Igual al yo. Dotamos a ese algo de
un sentido de ser, de tal manera que se convierte en parte de nuestra “identidad”. En uno de los niveles más básicos de iden­tificación están las cosas: el juguete se convierte después en el automóvil, la casa, la ropa, etcétera. Tratamos de hallarnos en las cosas pero nunca lo logramos del todo y terminamos perdiéndo­nos en ellas. Ese es el destino del ego.

LA IDENTIFICACIÓN CON LAS COSAS

Quienes trabajan en la industria de la publicidad saben muy bien que para vender cosas que las personas realmente no necesitan deben convencerlas de que esas cosas aportarán algo a la forma como se ven a sí mismas o como las perciben los demás, en otras palabras, que agregarán a su sentido del ser. Lo hacen, por ejemplo, afirmando que podremos sobresalir entre la multitud utilizando el producto en cuestión y, por ende, que estaremos más completos. O crean la asociación mental entre el producto y un personaje famoso o una persona joven, atractiva o aparentemente feliz. Hasta las fotografías de las celebridades ancianas o fallecidas cuando estaban en la cima de sus carreras cumplen bien con ese propósito. El supuesto tácito es que al comprar el producto llegamos, gracias a un acto mágico de apropiación, a ser como ellos o, más bien, como su imagen superficial. Por tanto, en muchos casos no compramos un producto sino un “refuerzo para nuestra identidad”. Las etiquetas de los diseñadores son principalmente identidades colectivas a las cuales nos afiliamos. Son costosas y, por tanto, “exclusivas”. Si estuvieran al alcance de todo el mundo, perderían su valor psico­lógico y nos quedaríamos solamente con su valor material, el cual seguramente equivale a una fracción del precio pagado.

Las cosas con las cuales nos identificamos varían de una per­sona a otra de acuerdo con la edad, el género, los ingresos, la clase social, la moda, la cultura, etcétera. Aquello con lo cual nos iden­tificamos tiene relación con el contenido; por otra parte, la com­pulsión inconsciente por identificarse es estructural. Esta es una de las formas más elementales como opera la mente egotista.

Paradójicamente, lo que sostiene a la llamada sociedad de consumo es el hecho mismo de que el intento por reconocernos en las cosas no funciona: la satisfacción del ego dura poco y en­tonces continuamos con la búsqueda y seguimos comprando y consumiendo.

Claro está que en esta dimensión física en la cual habita nuestro ser superficial, las cosas son necesarias y son parte inevitable de la vida. Necesitamos vivienda, ropa, muebles, herramientas, transporte. Quizás haya también cosas que valoramos por su belleza o sus cualidades inherentes. Debemos honrar el mundo de las cosas en lugar de despreciarlo. Cada cosa tiene una cualidad de Ser, es una forma temporal originada dentro de la Vida Única informe fuente de todas las cosas, todos los cuerpos y todas las formas. En la mayoría de las culturas antiguas se creía que todas las cosas, hasta los objetos inanimados, alojaban un espíritu y, en este sen­tido, estaban más cerca de la verdad que nosotros. Cuando se vive en un mundo aletargado por la abstracción mental, no se percibe la vida del universo. La mayoría de las personas no viven en una realidad viva sino conceptualizada.

Pero no podemos honrar realmente las cosas si las utilizamos para fortalecer nuestro ser, es decir, si tratamos de encontrarnos a través de ellas. Eso es exactamente lo que hace el ego. La iden­tificación del ego con las cosas da lugar al apego y la obsesión, los cuales crean a su vez la sociedad de consumo y las estructuras económicas donde la única medida de progreso es tener siempre más. El deseo incontrolado de tener más, de crecer incesantemente, es una disfunción y una enfermedad. Es la misma disfunción que manifiestan las células cancerosas cuya única finalidad es multiplicarse sin darse cuenta de que están provocando su propia destrucción al destruir al organismo del cual forman parte. Algu­nos economistas están tan apegados a la noción de crecimiento que no pueden soltar la palabra y entonces hablan de “crecimien­to negativo” para referirse a la recesión.

Muchas personas agotan buena parte de su vida en la preocu­pación obsesiva por las cosas. Es por eso que uno de los males de nuestros tiempos es la proliferación de los objetos. Cuando perdemos la capacidad de sentir esa vida que somos, lo más probable es que tratemos de llenar la vida con cosas. A manera de práctica espiritual, le sugiero investigar su relación con el mundo de las cosas observándose a si mismo y, en particular, observando las cosas designadas con la palabra “mi”. Debe mantenerse alerta y ver honestamente si su sentido de valía está ligado a sus posesio­nes. ¿Hay cosas que inducen una sensación sutil de importancia o superioridad? ¿Acaso la falta de esas cosas le hace sentir inferior a otras personas que poseen más que usted? ¿Menciona casualmente las cosas que posee o hace alarde de ellas para aparecer superior a los ojos de otra persona y, a través de ella, a sus pro­pios ojos? ¿Siente ira o resentimiento cuando alguien tiene más que usted o cuando pierde un bien preciado?

miércoles, 15 de junio de 2011

Qué es Kundalini Yoga




Kundalini Yoga es un yoga dinámico, perfecto para los tiempos que corren.

Combina las posturas estáticas del Yoga tradicional con una gran cantidad de ejercicios en movimiento. Por lo que te gustará tanto si quieres relajarte como si lo que prefieres es moverte.

El dinamismo de los ejercicios, el poder de la respiración, la sensación de bienestar de la relajación y la experiencia de la meditación, están diseñadas para proporcionarte una experiencia distinta en cada clase.

Cada clase es distinta a la anterior y en cada una obtendrás unos beneficios concretos a la vez que flexibilizas el cuerpo y te mantienes en forma.

Es práctico y útil para cualquier persona, sin importar su edad, condición física o dedicación en la vida, haber practicado antes otro tipo de Yoga, ni tener un cuerpo estilizado.

Puedes comenzar tu práctica sin ninguna experiencia previa.

Cada clase de Kundalini Yoga está diseñada para darte una experiencia distinta cada día, porque cada clase es distinta a la anterior y está pensada para aportarte unos beneficios específicos en cada una de ellas:

- Para combatir el estrés.
- Para el sistema nervioso, glandular, circulatorio...
- Para aprender a respirar mejor y aumentar la capacidad pulmonar.
- Para los problemas de la espalda.
- Para incrementar la vitalidad física y mental.
- Para combatir el insomnio.
- Para relajarnos totalmente.
- Etc.

Al final de la clase te sentirás relajado y lleno de energía.

Es divertido, interesante, fundamental, exigente, potente - En una palabra necesario. ¿Por qué? La mayoría de hombres y mujeres quieren descubrir su potencial, cuál es su verdadera capacidad, y necesitan de una técnica completa y dinámica que les ilusione, e inspire cada día.

Pocas cosas nos preparan en la vida para ser buenos profesores, padres, madres, compañeros o ejecutivos. Además de esta demanda que puede ser desaenlentadoras, es esencial lograr un equilibrio personal que nos permita mantener nuestro cuerpo en forma, nuestra mente estable y nuestros pensamientos completamente claros.

Kundalini Yoga puede proveer esta chispa que necesitas y empujarte hacia el bienestar y el éxito.

Kundalini Yoga es una técnica rápida y eficaz. Miles de personas que han tenido y tienen, confirman este hecho, porque cada día son los alumnos que descubren que Kundalini Yoga es el tipo de Yoga que estaban buscando.

Representan un cambio positivo y auténtico en tu estilo de vida. Son cualidades esenciales para triunfar en la vida, permitiéndote comprobr la profundidad de tu ser, propocionánte en cada instante la confianza, motivación y responsabilidad para lograr con total desarrollar con total claridad lo mejor de ti mismo.