Buscar este blog

martes, 6 de agosto de 2013

Depresión Fría



La Depresión Fría es nuestro más grande desafío conforme nos adentramos en la Era de Acuario. Afecta la vitalidad espiritual y nos conduce a comportarnos de formas que no lo haríamos si estuviéramos equilibrados y sanos. Yogi Bhajan, el maestro de Kundalini Yoga, nos advirtió que con la transición hacia la Era de Acuario, que durará hasta el 2038, la humanidad sufrirá un fenómeno llamado Depresión Fría.

¿Qué es la Depresión Fría?

Es cuando la demanda externa es mayor que la capacidad interna de responder y hemos agotado nuestras reservas. Estamos deprimidos pero estamos tan entumecidos e insensibilizados hacia nuestro propio ser, que no lo sentimos. La depresión por eso se llama “fría”. Esto nos lleva a padecer de enojo interno y aislamiento de nuestra alma. La Depresión Fría es cuando nos desconectamos de nuestro espíritu, fuente, fuerza y guía interior. En su esencia es un profundo sentimiento de soledad, una sensación prevaleciente de ansiedad y una pérdida de significado. Yogi Bhajan lo denominó “el silencio del alma”.

Instintivamente contrarrestamos el entumecimiento causado por la Depresión Fría con un comportamiento que complemente las necesidades de estímulos. Una persona que experimente Depresión Fría no parece estar deprimida para sí misma ni para los otros. Esto es debido a que está ocupada, activa y parece muy llena de energía. Esta persona puede estar trabajando de más, atendiendo “emergencias” constantemente o tomando seis bebidas energéticas al día. Puede estarse involucrando en deportes o actividades extremas, tomando riesgos o abusando de ciertas sustancias. La insensibilidad de la Depresión Fría conduce a la reactividad, la impaciencia y el drama. ¿Conoces a alguien así?

La Depresión Fría no es solo un reto personal; ocurre entre toda la población durante una transición como en la que nos encontramos ahora. Cuando hay un sustancial cambio en la frecuencia energética, la Depresión Fría puede incrementarse a niveles muy profundos, como una marea repentina. Yogi Bhajan dijo que este “periodo gris” del planeta se ha presentado en el pasado, cada vez que hay una transición entre épocas.

¿Qué causa la Depresión Fría?

La sobrecarga de información, el estrés continuo y los cambios radicales contribuyen a la Depresión Fría. Más grande, más rápido, más. Todos estos son los elementos que nos desafían en la vida moderna. Los sistemas glandular y nervioso de la mayoría de la gente en el planeta no están suficientemente desarrollados o afinados para enfrentar este desafío. Cuando no encontramos la energía dentro de nosotros, la buscamos afuera y nos dejamos arrastrar por la prisa.

¿Cómo controlarla?

Todos somos afectados por el impacto de la presión de estos tiempos. Ya no podemos sostenernos únicamente con la energía de nuestro cuerpo. Necesitamos el poder de nuestra frecuencia. ¿Una solución rápida? Obtén tu energía del Prana y no de la adrenalina. El flujo rítmico de las kriyas de Kundalini Yoga restauran los sistemas nervioso y glandular y disuelven de tu cuerpo los antiguos patrones de reacción al estrés. Los mantras acaban con el silencio del alma y fortalecen a tus cuerpos pránico y radiante. Esto te da tanto calma como vitalidad. ¿Una solución todavía más rápida? Respira y canta. Deja que los mantras regulen tu respiración para restaurar tu Prana. Deja que la lengua y los labios se muevan por todos los puntos meridianos para balancear tu cerebro y para lidiar con el estrés. ¿Te sientes tan presionado que no puedes hacer esto? Reproduce y mantén los mantras sonando mientras tu sigues con tus cosas. Hazlos sonar aun mientras duermes. En esta era de cambios, tendremos éxito al dejar que la corriente de sonido trabaje para nosotros.

Por Shanti Shanti Kaur Khalsa/3HO



Meditación para liberar la depresión fría

Impartida por Yogi Bhajan el 17 de octubre del 2000




Postura: Siéntate en postura fácil con la columna recta. Los dedos cruzados de modo que las puntas de los dedos presionen las cavidades entre los dedos en el dorso de cada mano. Los dedos índices están hacia arriba, se presionan entre sí a todo lo largo. Los pulgares se cruzan entre sí cómodamente. Las manos se llevan al nivel del pecho. Foco: los ojos están abiertos, mirando la punta de la nariz.


Mantra: canta Wahe Guru Wahe Jio desde tu ombligo, creando un enfoque mental de esta manera. Al sonido Wha enfócate en el punto del ombligo; en He concéntrate en el pecho; en Gu – ru céntrate en los labios. Sigue la misma secuencia y el ritmo en Wahe Jio.

Tiempo: Continúa durante 3 minutos construyendo un máximo de 31 minutos.

Para finalizar: Inhala y mantén el aire. Escucha el sonido del mantra. Exhala. Inhala, retén y devuelve toda la depresión fría a Dios. Exhala. Inhala, retén y siente el valor de la vida. Déjalo ir a través de su exhalación. Relájate.

Fuente: 3HO